El toque de la casa Caballer

La colección de Hermanos Caballer no anduvo corta de casi nada. Ni de potencia, no de decibelios, ni de figuras, ni de material...Los aplausos del público, que se despedía de la emoción de la competición, también se dejaron oir con claridad.