¿Por qué los hábitos cotidianos marcarán una diferencia en nuestra salud?

Tenemos un desequilibrio emocional, una obligación de estar en casa, un cambio de dieta... éramos una sociedad acelerada, ansiosa y eso lo hemos llevado de la noche al día a un encierro permanente con sus consecuencias.