«Me sentí feliz de poder ayudar a otra persona»

Euskadi ya supera los 10.000 donantes de médula, pero la probabilidad de convertirse en donante real es baja.