¡No te quejes de la lluvia!

La lluvia, el granizo y la nieve son una fuente natural de bacterias para elaborar medicamentos